Entre dos tigres asiáticos

Ya se estaba acercando el final del viaje en el continente asiático, después de tantos meses de comer noodles, arroz insipido y calor desesperante tome la decisión de regresar a Europa a disfrutar el verano y deambular por algunos lugares que siempre habia querido ir y no había tenido la oportunidad. Pero antes aproveche y le pegue una visita corta a dos naciones que han sido la “historia de exito” del sureste asiático. Singapur y Malasia.

Partí en un vuelo de Bangkok a Singapur no sin sentir un poco de melancolia por este lugar que me dio tantas experiencias y recuerdos. En Singapur empieza el medio proceso de adaptación a la ”realidad” con sus precios elevados y la organización y limpieza. Singapur es una isla, un país y una ciudad al mismo tiempo. Fue parte del imperio británico y por su estrategica posición era un tesoro que dio y da muchos frutos ya que la gran parte de los buques mercantiles entre Asia y Europa pasan por allí. También fue un alivio poder hablar inglés sin necesidad de lenguaje de señas y manos, el inglés es el idioma oficial en Singapur, aunque no todos los ciudadanos lo hablen. Como fue colonia britanica, se nota mucho la mezcla étnica animada por el imperio, trayendo gente de la India para la mano barata, gente china para la propagación del comercio y por supuesto los habitantes locales, por esto tambien es oficial el chino, el tamil y el malayo y muchas señales tienen los cuatro idiomas escritos.

IMG_2767 IMG_2776 IMG_2780 Singapur es muy limpio, demasiado limpio, tan limpio que es ilegal vender chicle en el país para evitar suciedad y cobran multas por cualquier pendejada que se arroje en el suelo. De cierta forma fue muy agradable poder llegar a un lugar así, con una gran comunidad de ex pats, sin gente tratando de ofrecerte tuk tuks, y sin tener basura por doquier, realmente me estaba sintiendo “Asia´d out” (hartarse de Asia).

Ese día fue un poco largo porque tuve que esperar hasta la noche para poder ir a donde mi anfitrión de CS Kuni, un japonés super amable que me hospedo en mi corta estancia en este lugar fantástico. Una vez en casa descubri que Kuni utiliza su minúsculo apartamento como un hostal por la cantidad de gente que se estaba quedando allí. Esa noche conoci a Elias, un alemán que termino siendo mi compañero de viaje en esta ciudad, con Elias y Kuni fuimos a cenar esa noche y aquí fue donde me termine de enamorar de Singapur, la comida es un poco más cara que en otros paises de Asia, pero la calidad es infinitamente mayor. Tengo memorias muy alegres de deleitarme comiendo comida india, china y maroquí.

IMG_2785 Con Elias deambulamos las calles de Singapur en su húmedo calor, buscando siempre refugio en algún lugar de aire acondicionado, así nos topamos con el interesantisimo museo de la construcción y planeación de la ciudad, en donde pasamos horas admirando el desarrollo y el nivel de vida del cual disfrutan los habitantes de esta isla.


IMG_2792

IMG_2802
IMG_2803 IMG_2806

maqueta de este país, ciudad e isla. IMG_2809 IMG_2816

Obreros de origen indio trabajando en el barrio chino. IMG_2818 IMG_2821 Multas por todo!

Me habían recomendado ir al safari nocturno, un poco caro eso si pero valió muchisimo la pena, con sus espectaculos, y sus caminatas nocturas daba la impresión de caminar por selvas tropicales en plena noche para luego toparze con enormes y agradables bestias salvajes enjauladas mientras se disponian a dormir.

IMG_2822 Otro de estos días era el cumpleaños de Elias y Kuni trajo una torta a casa y luego nos fuimos a cenar. Después de eso nos encontramos con una chica de CS y nos invitó a una fiesta donde habían muchas chicas, pero luego entendimos que era una fiesta de solo chicas. Aún asi la pasamos super en medio de ese alboroto de chinos bailando y medio borrachos mientras Elias y yo estabamos super sobrios viendo el espectaculo.

IMG_2833 IMG_2838 IMG_2851En el techo de estos edificios hay una piscina, super exclusiva así que ni intente ir.

IMG_2852

Este es el simbolo de Singapur, una especie de león cruzado con pez.IMG_2861

Cumple de Elias. IMG_2862 Party Girl.

Como Kuni trabaja en una agencia de viajes, nos consiguió entradas al zoologico, en donde pasamos un día resguardandonos de la lluvia, jugando cartas y viendo tigres, mi animal favorito. También fuimos al safari nocturno, esta vez gratis para mí y pude ver algunas cosas que me perdi la vez anterior por llegar tarde, como unos murcielagos enormes come fruta.

IMG_2877 IMG_2885 IMG_2886 IMG_2893 IMG_2903

Esa noche fuimos por otra deliciosisima cena india y al siguiente día luego de haber pasado días admirando la modernidad y belleza arquitectonica de los rascacielos en este país tome un bus hacía Kuala Lumpur, la capital de Malasia.

IMG_2905 Esta piscina era en el complejo de apartamentos de Kuni, muy refrescante.

El cruce fronterizo fue muy amigable y me estaba gustando mucho Malasia, es un país que también fue colonia britanica (algunas partes de el) y por ende existe la misma mezcla india, china y malaya pero con la diferencia de que este es un país musulmán, mucho más conservador que Singapur, donde comprar alcohol es medio complicado y las mujeres andan con velo a pesar del sofocante bochorno.

Tome la opción barata y larga para llegar a KL que era tomando un bus hasta la frontera en un lugar llamado Johor Bahru y luego desde allí tomar otro bus hasta la capital. Todo iba bien hasta que llegue a la estación de bus en donde mi instinto de viajero había sido menguado luego de estar en la civilizada Singapur y me hicieron un truco de meterme en un bus vacío para esperar tres horas a que se llenara habiendo buses de otras compañías que salian de inmediato. Esto hizo que llegara a KL cuando ya era noche y lloviendo y termine hospedandome en un costoso hostal. La verdad Malasia no era muy barato que digamos, comparado con los otros países de Asia, y creo esto era parte de mi re adaptación a occidente.

IMG_2924 IMG_2930 IMG_2934 Solo pase un par de días en KL donde trate de subir a las torres petronas, que fueron por un tiempo los edificios más altos de mundo, pero llegue muy tarde para reclamar los tiquetes gratis; deambule sus calles, aproveche la existencia de parques en donde pasar horas en el pasto, algo muy raro en los países vecinos, ir a cenar con Cela, una chica de irlandesa con la cual tuve conversaciones interesantes acerca de espiritualidad, india y catolicismo, comprar los ultimos souvenirs que debí haber comprado en Tailandia y por último tomar un bus que me llevase hasta el aeropuerto y tomar un largo vuelo nocturno que me llevo de regreso a Londres, lugar del cual había partido 288 días atras.

IMG_2939 IMG_2944 IMG_2950 IMG_2957 IMG_2965Autoretrato

IMG_2973 IMG_2982

Fuera de una mesquita, se nota a leguas que es un país musulman.

IMG_2984

Las petronas de noche.

IMG_3009

IMG_3012

Cela y una de las deliciosas comidas indias que compartimos.

Tengo tantas memorias de este continente, tantas personas, lugares, experiencias, sensaciones, marcas que estoy seguro me acompañaran por el resto de mi vida, cuando reflexione y vea fugazmente en forma de sueño en blanco y negro el recorrido tan inolvidable que tuve la gran fortuna de tener.

Ahora bien, la idea de seguir el viaje en Europa implica varias consideraciones, la primera es que mi presupuesto se va al piso con los precios tan alto, por eso viajare de forma alternativa. Eso de andar de ciudad en ciudad viendo monumento tras monumento ya no es lo mio porque al final se convierte en una mezcla de edificios y fotos confusas que no tienen vida ni sabor. Ya les contaré más acerca de lo que ha sido esta aventura por Europa, lugar donde nadie te sonrie, donde te pueden coger a escopeta o por lo menos a gritos si pones un pie en la propiedad de alguien más (me paso en Italia), donde la miseria de la gente sale a flote constantemente y es fácil contagiarse de ella.

Esto sera para la siguiente entrada. Trataré de escribir las entradas con más continuidad, ya que esta llega casi 3 meses tarde. Gracias por leer.

Read More!

Same same but…

Tailandia, el centro del turismo en el sur este asiático, este lugar donde tantos vienen y se les destruye el cerebro, bien sea por la belleza de sus playas, por la actitud de los Thais o por los precios relativamente económicos. Históricamente Tailandia (o el reino de Siam) fue el único reinado de esta zona que no fue colonizado por los codiciosos imperios europeos a pesar de que trataron de mil y un formas. Ahora por el contrario parece que ha sucumbido a la colonización turística al ser el país más visitado de esta zona y estar sobre explotado por este monstruo turístico, esto ha hecho en mi opinión que los amables Tailandeses hayan alcanzado su limite de paciencia y en muchos casos se tornen apáticos y codiciosos (fenómeno muy visto en los grandes nichos turísticos como Khao San Road en Bangkok, o las islas). Visité este país en su temporada más alta (diciembre) y tuvo sus altibajos por razones personales y por el lugar mismo. Además de eso es el centro del mochilero en esta zona así que terminé pasando por Bangkok 7 veces (en contra de mi voluntad) y cada vez me decía que haríamos borrón y empezar de nuevo pero no pude cogerle el gusto. Lo que si me alegro de haber hecho es haber vuelto a Tailandia cuando las hordas de farang han desalojado un poco este lugar y además de eso ir a lugares no tan famosos como Surathani o Krabi (la ciudad no las playas) en donde se puede apreciar la verdadera Tailandia, la honesta cara sonriente, los coloridos mercados nocturnos y la cultura aún no tan manchada por este nuevo estilo de colonización.

Esta fue Tailandia, la tierra del smily face y del same same, but different.

vendedor: You want to buy (pongase aquí cualquier articulo)

farang: no thanks, I have one already

vendedor: this is not the same, is same same, but different

Creo al final tuve happy ending en Tailandia y no me refiero al que ofrecen los omnipresentes conductores de tuk tuk.

LO MEJOR

Pasar año nuevo (y los días subsecuentes) con la pandilla latina en Koh Tao.

LO BUENO

La gran experiencia en el orfanato de elefantes.

Bucear en Koh Tao.

Alquilar una motocicleta casi regalada y deambular por la isla de Koh Pan Ngan.

Chiang Rai (y cualquier otra ciudad fuera del circuito turístico), lugar amistoso que permite ver un poco la gran calidad de la gente tailandesa.

Curso de meditación.

LO MALO

Ser tratado como ganado al transportarse en buses/botes/trenes.

Ver Tailandia en temporada alta.

El sobre turismo que afecta este país, especialmente los que vienen a fiesta-hasta-vomitar.

La archi famosa y asquerosa cerveza Chang.

Read More!

Dominando la mente fugaz

Una mañana que era la víspera de otro día muy caluroso en Bangkok me encontraba yo en un templo cuyo nombre no recuerdo, esperando por un bus que me llevaría a mi y a mis futuros compañeros a un curso de meditación silenciosa por 10 días a un lugar remoto en la mitad de Tailandia. Tenía y no trataba de no tener muchas expectativas de este curso y para pasar el tiempo leía un libro contra reloj porque me faltaban pocas páginas y no quería dejarlo pendiente hasta que terminara el curso. Mi plan fue alterado cuando un señor llamado Manny empezó a hablarme y terminamos teniendo una conversación muy interesante sobre el contenido del curso, el desarrollo del mismo y la gran cantidad de experiencia que tenia él en esta área del conocimiento interno. Este era su segundo curso en este mismo centro y me quitó un peso de encima al decirme que la comida era buenísima y no se dormía en el piso, como me había comentado una chica que conocí unas semanas antes. Luego en el bus seguimos hablando por buen tiempo y conocimos un par de colombo-estado unidenses que venían detrás nuestro. Sabía que eran colombianos por el acento pero cambiaban el idioma a mitad de cada frase, así que me tenían muy confundido, luego me confirmaron que se fueron a vivir a Nueva York a los 8 años y desde esa entonces hacen la mezcla de idiomas. Me dio cierta alegría conocerlos, no conocía gente de Colombia desde hacia varios meses, aunque de colombianos les quedaban pocos rasgos y la cultura americana predominaba en su forma de ser y actuar.

Después de varias horas en bus, hablando y leyendo a las carreras (de nada sirvió porque no terminé el libro a tiempo) llegamos al centro de meditación y empezamos el registro, con la clara noción de que dentro de muy poco cerraríamos nuestras bocas y no usaríamos el lenguaje hablado por un buen tiempo, tampoco usaríamos lenguaje de señas y trataríamos de no tener contacto visual, todo esto para adquirir lo que llaman silencio mental. Desde hacía rato tenía interés en aprender algo sobre la meditación y sabía de las distintas oportunidades que existían en Asia para ello, pero al final me decidí a tomar este curso específico porque era de una duración apropiada, con un buen nivel de exigencia y además los costos del curso eran por donaciones, se ofrece la cantidad deseada si se aprendió algo.

La rutina del curso era bien clara y estricta, no se puede leer, escribir, escuchar música, tener acceso al mundo exterior o cualquier otro tipo de distracción mental o física. Se usaba segregación entre hombres y mujeres, había una campana que sonaba y marcaba los cambios de horario, para ir a meditar, tomar descansos, comer y el final del día. Las jornadas empezaban muy temprano, a las 4.00 de la mañana, donde se hacían dos horas de meditación peleando contra el sueño. Luego a las 6.30 venía la hora del desayuno y de reposo para luego entrar a tres horas más de meditación. A eso de las 11 venia el almuerzo, la segunda y última comida del día, continuada por una hora de reposo donde se podía hacer lo que se quisiera, aunque no había mucho por hacer, allí era donde se lavaba la ropa y se hacían las labores de higiene personal. Seguido de esto y cuando empezaba a pegar el calor del día venían varias horas de meditación hasta las 5 de la tarde en donde se podía tomar líquidos y fruta (en este centro nos consentían y teníamos pan y galletas). El día terminaba con otra hora de meditación, seguida por el discurso del día (un video presentado por S. N. Goenka) y la última sección de meditación del día ya con las energías agotadas y con la mente satisfecha luego de escuchar el jugoso y acertado discurso sobre la técnica.

La primera preocupación de la gente es, como durar 10 días en silencio, personalmente no me afecto, ya que el silencio es el perpetuo compañero de los viajeros solos, además de que mi forma de ser siempre ha sido pensativa, silenciosa y poco alborotada y no me causo mayor problema el no tener que hablar ni mirar a mis compañeros meditadores. Algo que sí me causo mayor dificultad fue lograr el silencio mental. Todos tenemos una mente que flota desmesuradamente, de un pensamiento salta a otro y luego a otro y a otro y así andamos por la vida, tratando de dominar este animal salvaje que llevamos en la mente, teniendo dificultad para concentrarnos y cuando queremos pensar en asuntos importantes terminamos desviándonos por las tangentes.

Al principio la técnica de la meditación se basaba en observar la respiración, no controlarla, sino solo observarla y pueden imaginar que no hay cosa más aburrida que esto, la mente se escabullía constantemente sin pedir permiso y la ansiedad y mal genio no ayudaba, además que poco a poco, el estar sentado en el suelo con la espalda recta sin apoyo empieza a crear distracciones dolorosas que parecen insoportables. Como en cualquier técnica la practica hace al maestro y poco a poco se fue aumentando el tiempo en el que se podía mantener la concentración sin que la mente se esfumara, poco a poco estaba cediendo esta bestia salvaje en el proceso de coordinación.

10 días de esto, de esta tortura, de este aburrimiento, pero el tiempo es efímero y pasa siempre como un abrir y cerrar de ojos, los días fueron avanzando, la técnica fue siendo enseñada y la mente cada vez más y más encontraba un silencio no visto antes. Algunas sesiones eran solo dolor y lucha mental y física, pero gracias al grandioso grupo de participantes, en su mayoría tailandéses, que trabajan con ahínco y fervor se encontraban fuerzas para seguir la tarea con diligencia y paciencia. Otras sesiones consistían en la exploración de las sensaciones corporales tal y como lo describía la técnica y entendiendo la ley de la naturaleza, como todo esta en constante cambio, como todo nace y vuelve a decaer, nada es constante.

Al pasar de los días el dolor en la espalda parecía hacerse más insoportable, eso juntado con las dudas sobre si esto era otra discurso de otra secta (y con secta me refiero a cualquier doctrina religiosa o ideológica, desde la religión cristiana hasta las sociedades secretas) que estaba buscando fieles, hacían que la mente se revelara y luchara constantemente distrayéndose y divagando como bien tiene acostumbrado. Ya estamos muy cerca del final y no me iba a rendir, no me iba a dejar vencer, me hice el propósito de terminar un curso entero y no tenía ninguna razón para dejarlo a medias, así que continué, deje a un lado mis desconfianzas y le dí un intento honesto a la técnica. Cada día la levantada a las 4 de la mañana se hacía más pesada, pero cada día se obtenían mejores resultados, se obtenía un estado de paz y tranquilidad fenomenal que no había tenido en mucho tiempo, sin prisas, sin preocupaciones, sin ansias, viviendo el presente.

Día 9 del curso, nos enteramos que al día siguiente podremos hablar para re adaptarnos un poco a la vida normal, no lo puedo creer, no tengo deseos de hablar con nadie, estoy disfrutando muchísimo de este silencio, de este estado, se que hay pocos compañeros que se están mordiendo la lengua para no hablar, pero la gran mayoría no teníamos afán de comunicarnos con los demás. Llego este momento y no le hable a nadie, no tenía ganas de participar en las conversaciones triviales que estaban tomando lugar, eso fue hasta que un chico vino y me habló, se presento y rompió mi encanto de silencio y esto me trajo un paso de regreso al mundo en el que vivimos. Poco a poco fuimos contando nuestras experiencias, anécdotas y resultados y así fuimos re introducidos a este mundo parlanchín en donde no vale la pena escuchar mucho de lo que se es dicho.

Terminó el curso con nostalgia y tomamos nuestros caminos separados, yo seguí hablando con Manny y pase con él los siguientes dos días en Bangkok mientras esperábamos para tomar nuestros destinos, el para su nativa Alemania y yo para la mejor historia de éxito de los tigres asiáticos.

Qué aprendí de este curso? qué saque de él? La verdad aprendí muchas cosas que ya sabía, cosas que ya había pensado y sacado como conclusión, como por ejemplo el hecho de que todas las religiones en su núcleo comparten los mismo principios de bondad, amor y compasión. El hecho de que tanto la parte física como la parte mental y espiritual de nuestros cuerpos debe ser alimentada y mantenida. Aprendí que puedo quedarme sentado con la espalda erguida por una hora y puedo mantener esta posición (lo cual hará muy feliz a mi abuela que siempre me decía que andaba encorvado), aprendí a calmar mi mente un poco observándome a mi mismo, vi como puedo dominar mi mente salvaje aunque aún falta mucho camino por recorrer, recordé la gran ley del universo, del cambio constante y de la tendencia de todo a surgir y decaer, pero creo lo más importante que conseguí fue ver las cosas desde otro punto de vista, desde otro ángulo, aprendí a ver dentro de mí y ser más balanceado en cuanto a las diferentes sensaciones positivas o negativas que vienen a mí. Fue algo lindo, hermoso, re vigorizador, los días siguientes a la finalización del curso fueron extraordinarios, llenos de paz interior y mucha energía, pero al igual que cualquier disciplina, cualquier doctrina, si no se practica regularmente se pierde y solo se convierte en una experiencia intelectual más.

Si desean saber más sobre la técnica lean aquí.

Be happy

Read More!

Tailandia, vuelve y juega

Luego de regresar de Birmania y re adaptarme al movimiento continuo que ocurre en Khao San road (y por consiguiente el sur ese asiático) fui persuadido de ir a la tremendamente infame Full Moon Party que se celebra cada mes en la isla de Koh Pan Ngan, como siempre llegar allí se hizo por viaje nocturno, doloroso, largo en donde toca cambiar de medio de transporte varias veces sin entender muy bien porque y cuando al final llegamos a la isla nos enfrentamos a la constante estafa de los conductores de tuk tuk. Que alegría volver a Tailandia. La fiesta de la luna llena empezó unos años atrás donde los dueños de un hotel pensaron que sería buena idea hacer una fiesta cuando hay luna llena, y les dio muy buen resultado, tanto así que ahora hay fiesta de luna creciente, menguante y luna nueva! además hay fiesta de calentamiento y fiesta pos gran fiesta, es decir, fiesta todo el tiempo. Pero esto mismo hizo que se dañara un poco lo que realmente se intensionó y evolucionó a ser un despelote total con miles de farang teniendo excusa para sacar la estupidez a flote, emborracharse y drogarse al ritmo de música tediosa y asquerosa. Para pasar la noche no hay como saltar lazo que esta lleno de fuego y coleccionar nuevas quemaduras, usar toboganes cuyo aterrizaje hace que la columna tenga dislocación de discos (esto le paso a una chica que conocí) o simplemente perderse al beber la bebida oficial de las islas: buckets. Basado en esta descripción podrán adivinar que no disfrute mucho el evento y así fue, en gran parte porque en las últimas noches no había dormido bien y tenía mucho cansancio acumulado y en segundo lugar porque la música era realmente mala y aburrida (música echa para disfrutarse volando).

Afortunadamente no nos hospedamos en la playa donde ocurre esta fiesta, sino en una playa mucho más tranquila y callada, tal vez demasiado tranquila porque llego un momento en el que no tenia energía ni ánimo para hacer nada, solo quería leer y pasear por la playa y hasta eso me aburría un poco. Mi sueño NO es perderme en una isla paradisíaca en el trópico, me parece lo más aburrido del mundo.

Esos días aprovechamos para deambular en motocicleta por la isla y ver el otro lado de este lugar, así nos topamos con elefantes (para campos turistas) y con montañas y vistas muy lindas, al igual que vimos el puerto de noche con su acogedor mercado nocturno lleno de mil cosas por comprar y comida deliciosa y super económica.

Algunas fotos de Koh Pan Ngan, predomina la playa pues porque no se hizo mucho más.

IMG_2498 IMG_2500 IMG_2504 IMG_2517 IMG_2519 IMG_2543 IMG_2554 Así transcurrieron los siguientes días, llenos de tranquilidad y relajación, deambulando por la isla, quemando combustible y recibiendo la acogedora y refrescante lluvia tropical que nos empapaba al zumbar por los caminos de Koh Pan Ngan, fue espectacular ese sentimiento de libertad y alegría al acelerar por charcos y torrentes de agua.

Luego de varios días aquí en esta isla toco tomar decisiones de hacia donde continuar el viaje, tomando rumbos distintos con mis compañeros de ruta. Yo me dirigí hacia Surat Thani en donde mi idea era emprender rumbo hacia el sur a tierras malayas, por ende termine pasando una noche allí en esta ciudad de transito en la cual muy pocos viajeros paran, lo cual la hacía muy especial para mí porque se podía ver la verdadera Tailandia, su propia esencia, con gente no hastiada por este monstruo turístico que acosa a este bello país. IMG_2566 IMG_2574 IMG_2575Al día siguiente terminé durmiendo en otro pueblo muy Tailandés llamado Phan Nang y me siguió gustando porque a pesar de ser un peladero sin ninguna atracción turística, seguí admirando la originalidad de esta tierra, con sus tiendas de 7-11 por todo lado, mercados nocturnos y vida jocosa a la hora de la cena.

IMG_2576

IMG_2587


Al día siguiente y para darle un poco de sazón al viaje decidí irme hasta la ciudad de Krabi haciendo auto stop, esto le daría un poco de aventura a este trayecto de 90 km además que podría poner a prueba la amabilidad por la cual son tan famosos los Thais. Curiosamente cuando empecé a caminar a las afueras del pueblo la gente me insistía que fuera a la estación de bus pero cuando les lograba explicar que me iba echando dedo me daban consejo, así me enteré que empecé a caminar en la dirección opuesta a mi destino. Regresé a la ciudad y seguí caminando en la dirección apropiada, el calor del medio día sumado al peso de la mochila que parecía incrementarse con cada paso estaban haciendo mi cabeza volar y tentándome a dejar esta empresa tan estúpida, con el pretexto de que el pasaje en bus no costaba más de 100 baht (2 euros), pero aún así seguí con mi terquedad a terminar mi propósito. Algunos carros paraban pero ninguno iba hasta Krabi, luego encontré un señor que me quería llevar a la estación de bus y hasta se ofreció pagarme el pasaje, pero luego entendió mi propósito y me llevó a una estación de gasolina donde me encargó con el dueño del restaurante para que me ayudara a conseguir transporte a Krabi. Estaba luciendo mejor el escenario. El dueño del restaurante habló con alguna gente y terminé en una camioneta lleno de alegría pensando que este sería mi transporte a Krabi, hasta que me di cuenta que me estaban llevando a la estación de bus, luego de a punta de señas y palabras me entendieron que no quería ir en bus y me llevaron de vuelta a la estación de gasolina. Allí me arrimé a la carretera y luego de unos 20 minutos paró una camioneta conducida por una mujer llamada Tik que me podía llevar hasta las afueras de Krabi. Genial! Hablamos y cantamos en este viaje (Tik estaba obsesionada con la canción I will survive). Luego allí en las afueras de Krabi me vi que estaba a 5 km del centro empecé a caminar aún con el objetivo de no ir en transporte público, pero el cansancio estaba causando efectos en mí y me vi tentado a tomar un bus al centro, hasta que luego de varios intentos una motocicleta particular paró y se ofreció llevarme hasta el centro. Super! prueba superada, además que pude comprobar la generosidad y amabilidad que caracteriza a los Thais.

Esta es Tik antes de dejarme en las afueras de Krabi.

IMG_2591

Krabi, sucess :)IMG_2593Esa noche festeje comiendo en el mercado nocturno viendo la vida como pasa allí en Krabi, otro lugar muy tailandés donde los farang aún no han destruido la identidad del lugar. El siguiente par de días los pase leyendo, comunicándome con mi familia y en la red. Mi plan original era desde Koh Pan Ngan bajar rápidamente hasta Malasia y explorar un poco este país antes de realizar un curso de meditación cerca a Kuala Lumpur (KL en la jerga mochilera) pero el curso al que aplique no tenía plazas libres y por ende estaba quemando tiempo allí en Tailandia hasta que recibiera respuesta de otro curso al que aplique en el norte de Tailandia. De cierta forma no quería ser recibido porque no quería regresar a Bangkok, pero deje que el destino decidiera por mi, con tan buena suerte que fui aceptado en el curso, así que tuve que cancelar la parte del viaje de Malasia y permanecer allí en Tailandia.


IMG_2600 IMG_2610

Plan de evacuación en caso de Tsunami. IMG_2619

Mientras comenzaba el curso decidí ir a la playa de Railey, donde había pasado navidad el año anterior, para encontrarme con un amigo y hacer algo de escalada. Como este lugar no me gustó mucho en diciembre tenía ciertas expectativas negativas, pero nos alojamos en una playa más independiente y como era temporada baja resulto ser muy agradable la estadía allí. Hicimos un sesión de Deep Water Solo que es escalar en roca sin cuerdas por acantilados al lado del mar para luego lanzarse desde ellos al agua. Esto fue una inyección de adrenalina brutal ya que si se resbala uno no hay cuerda que detenga la caída así yo personalmente tomaba muchísimo más cuidado y menos riesgos al tratar de subir por las rocas. Un par de veces sentí que me resbalaba y rasguñaba las piedras con desespero para evitar una caída incontrolada al agua, increíble.

IMG_2630

El guia con su aspecto de Bob Marley, super feliz. IMG_2632

yo estoy detras de la cámara. IMG_2640Este sobre estrés en mis músculos hizo que se llenaran de acido láctico y que no pudiera hacer más escalada en los siguientes días, pero al igual estuvo genial porque fuimos a explorar varias cuevas en las playas adyacentes y por supuesto admirar los incontables escaladores que salpican las vistas de rocas de lima que son tan típicas de esta parte de Tailandia. IMG_2645

Llego el día de regreso a Bangkok y como siempre, estos buses turistas tratan a los viajeros como ganado barato. En Bangkok pase el día durmiendo, leyendo, cuadrando cosas antes del curso de meditación y tratando de ver este lugar con ojos distintos. Es muy linda la sensación que se siente al volver a lugares que ya se han estado, en donde no se necesita mapa ni guía, donde ya se conocen las calles y los recovecos y se tienen lugares favoritos para comer aunque como siempre esta vez Bangkok probó ser difícil de querer, aunque creo nuestra relación esta mejorando.

IMG_2682 Al siguiente día muy temprano tomé un taxi para ir a un templo en un suburbio al norte de Bangkok, en donde un bus me llevaría a lo que sería una de las experiencias más maravillosas de este viaje, más sobre eso en la siguiente entrada. Gracias por leer esta entrada super atrasada.

Read More!