Burma, the golden

Birmania, La Dorada como la llamaban en sus años mozos por poseer una increíble riqueza de cultura, gente, medio ambiente y comercio, lamentablemente después de su colonización ha venido en decadencia y ahora queda poco de esta grandeza debido a este régimen militar tan opresor y absurdo que afecta los siempre sonrientes y generosos Birmanos.

Este es sin duda alguno mi país favorito en el sureste asiático, tiene un carácter auténtico que no se ve en sus vecinos (generado por estar aislado del mundo) y este carácter lo golpea a uno como tren que viene a alta velocidad y lo deja en las nubes por mucho tiempo luego de haber dejado estas tierras doradas. Aún a pesar de que visité a Birmania en su año nuevo, haciendo que moverse se hiciera caro y complicado me alegro de haber visto a la gente celebrando esta festividad donde se ponen aún más amables de lo normal (realmente se chiflan totalmente).

Muchos lugares me faltaron por conocer, pero entre ellos los más famosos son el complejo de templos de Bagan y lago Inle. Estos los dejaré para una próxima visita porque este es un lugar al cual haré un gran esfuerzo de regresar ya que es uno de mis favoritos en el mundo.

Varias personas me pidieron que explicara porque las mujeres aparecen con manchas de “barro” en la cara, se llama thanaka y es una tradición de allí en donde los niños y las mujeres usan un extracto de una madera y piedra y lo usan como protección solar y del polvo y como decoración.

Supongo lo más duro fue soportar ese calor tan infernal que nunca había experimentado en mi vida y que era muy difícil de escapar con sus cortes de electricidad. Entendí aún más las constantes referencias hacia la clima de George Orwell en su libro “días de Birmania”, aquí van algunas de ellas:

Eran solamente las ocho y treinta, pero el mes era abril, y había un aire pesado, una amenaza de las largas y sofocantes horas del medio día. Ocasionalmenteeves respiros de viento, que parecían frescos en contraste, mecian las orquídeas recientemente empapadas.

Eran casi las diez y el calor más allá de ser soportable.

Todos pensaban en las largas y moribundas horas que vendrían.

La hora malévola del día comenzaba, esta hora, como los Birmanos dicen, “cuando los píes están en silencio”.

La mayor parte el día estaba muerto y caluroso más allá de ser soportable y las largas y sofocantes horas iban más allá del medio día.

El calor se revolvía de la tierra como el suspiro de un horno.

El sol irradiaba en el cielo como un Dios enfadado.

Calor bochornoso vaporoso.

El aire era tan caliente que caminar a través de el era como vadear por un mar tórrido

hasta los hermosos amaneceres eran arruinados por el pensamiento de las largas y cegadoras horas por venir en donde la cabeza de uno dolería y el brillo solar penetraría cualquier cubierta pegando los parpados con un sueño en el cual no se puede descansar.

El calor espinoso me apuñalaba en la espalda como mil agujas.

LO MEJOR

El festival del agua, la locura y alegría que invade los rincones de la tierra dorada.


LO BUENO

Enseñar y hacer amistad con los chicos del estado Shan en Yangon.

La caminata de tres días entre NamSan y Hsipaw con mi super amigable grupo.

Yangon en si, con su Shredagon Pagoda y sus increíble mezcla étnica y de carácter.


LO MALO

El calor tan extremo y sofocante.

La situación de transporte y acomodación debido a las festividades de año nuevo.

La represión por parte del gobierno hacia sus ciudadanos.

La comida (es la comida más regular que he probado en todo el viaje)

Share this post!

Bookmark and Share

1 comments:

Tanya said...

Y por qué muchos lugares te 'faltaron por conocer'!?? Estabas ocupado?? :P ;-)

Post a Comment

Comentarios y criticas serán bien recibidas