Contra el Viet Cong

Primero que todo debido a que blogger.com es una herramienta muy fastidiosa y deplorable, la entrada anterior no fue publicada por email, esta entrada esta publicada aca http://veniaporelcamino.blogspot.com/2010/03/pa-tet-ico.html. Y ya esta muy tarde para cambiarme de proveedor a estas alturas del viaje. La continuación del viaje sigue así:

Después de ver las dunas de arena retornamos a Mui Ne corriendo contra el reloj, solo para esperar otro impuntual bus; una vez allí instalados nos preparamos para otro viaje largo en medio del Tet que aún nos seguía haciendo estragos con la transformación que tomó el país. Nuestro siguiente destino fue la ciudad de Nha Trang, famosa por ser la capital de buceadores de Vietnam. Llegamos por la noche y decidimos pillar algo de comer antes de buscar un lugar donde dormir. Es esas le pregunté a unos turistas hacia donde quedaba la zona de hostales y nos comentaron que todo estaba lleno y que ellos mismos tuvieron que dormir en el suelo la noche anterior. Empezamos la búsqueda de acomodación con la esperanza de que la situación hubiese cambiado de un día para el otro pero no fue así, terminamos durmiendo en el suelo de una casa de huéspedes cuyos dueños, una familia, nunca pude decidirme si eran buena gente o solo pretendían serlo para aprovecharse del turista. Después de una noche en el poco suave suelo conseguimos una habitación en la misma casa de huéspedes y salimos a dar una vuelta con la sorpresa de que esta ciudad playera estaba siendo golpeada por clima poco playero. Con el lastre de una noche mal dormida dimos vueltas por la playa sentándonos en algún momento a leer nuestros libros. Al rato la conmoción empezó cuando unos viajeros a 5 metros de nosotros perdieron sus billeteras, ellos mismos no podían explicar que paso porque fue muy rápido y no se dieron cuenta de nada. IMG_0465.JPGLos siguientes días nos dedicamos a explorar la ciudad un poco en bicicleta, pegándole una visita a un centro de baños de lodo. Como mencione antes, Nha Trang es la capital del buceo de Vietnam y aprovechamos la competencia feroz de las incontables agencias de buceo que mantienen precios bien bajos; la visibilidad no estuvo tan fenomenal y no hubo tiburones pero si vimos unos corales impresionantemente grandes y buen número de peces. Nuestro instructor era muy buena gente y tenia gran paciencia para aguantarse a su jefe cascarrabias. En el bote también conocimos a unos vietnamitas muy buena gente que estaban aprovechando las festividades para hacer snorkelling. Esa misma tarde antes de tomar un bus de noche hacia nuestro siguiente destino decidimos darle un intento a aprender un deporte llamado Wake boarding, que consiste en ser jalado brutalmente por un bote al tratar de equilibrarse en una tabla y no soltarse de una cuerda. Mi gran problema fue al no soltar la cuerda cuando no conseguía mantener el equilibrio, esto hizo que desarrollara un gran dolor de músculos en los brazos que hacía más difícil aún aprender este deporte. IMG_0478.JPG

IMG_0512.JPG Después de divertirme dándome tortazos al caer violentamente en el agua corrimos a tomar ese bus de noche que luego de gran número de interrupciones y retrasos llegó al bello pueblo de Hoi An; este pueblo es patrimonio Unescode la humanidad debido a que fue uno de los pocos lugares que quedo prácticamente intacto después de los bombardeos y guerras que tuvo Vietnam en el siglo XX.

Esa tarde fue a dar un paseo por los alrededores de Hoi An y en el camino una señora me invitó a su casa a tomar té. Muy gustosamente acepte y me presentó a su familia y me preguntaba algunas cosas de mi vida. Me dejo impresionado cuando me mostró el nivel al que llega el agua con las inundaciones que causan los tifones, prácticamente toda su casa se llena de agua y deben todos trasladarse y amontonarse en el minúsculo segundo piso de la casa. Luego de un rato me invitó a cenar y mientras tanto dí un paseo en el cual conocí a dos chicas filipinas muy buena gente con las cuales charle hasta que fue la hora de la cena. Luego en casa otra vez de la señora comimos y luego de un rato me regrese a la ciudad turística un poco confundido con al muestra de hospitalidad que acababa de recibir. Acá esta una foto del nieto de la señora y otra señora del mercado:IMG_0553.JPG
IMG_0569.JPG
IMG_0600.JPG
Lamentablemente por falta de un poco de planeación tuvimos que pasar solo una noche en Hoi An para tomar camino hacia la capital de Vietnam, Hanoi. Cansados de tantos buses nos fuimos en tren nocturno lo que probo ser buena idea porque no llegamos tan agotados a la capital vietnamita, con energía suficiente para lidiar con este lugar que tiene reputación de ser poco hospitalario y muy agresivo, para nuestra sorpresa no fue nada para nada como nos lo habían descrito y al final nos terminó gustando mucho más que HCMC. Una de las primeras cosas que hicimos allí fue tramitar la visa para Laos, proceso que empieza a ser hartisimo porque al final resulta ser solo una herramienta más para extorsionar al viajero. Esa noche fuimos al bar de un hostal donde pasamos la noche con otros viajeros deambulando por las calles y tomando increíblemente barata (y sin sabor) cerveza Hanoi.

Relativamente temprano al día siguiente fuimos a ver el mausoleo de Ho Chi Min, (aún no puedo quitarme de la cabeza el hecho que no pude ver a Lenin en Moscú) que resultó ser bastante interesante. Al igual que Mao en Beijing, este líder embalsamado parece un personaje de Madame Tussauds (y hay rumores de que lo es) lastimosamente no dejan tomar fotografías y el control de seguridad es bastante estricto. Luego de ahí deambulamos por la ciudad un poco apreciando sus encantos escondidos, la cotidianidad y esquivando como en todo Vietnam las motocicletas que inundan las calles. Aquí una foto del mausoleo de Ho Chi Min y una calle de Hanoi.IMG_0645.JPG
IMG_0663.JPG Vietnam es famoso por su cocina, porque tiene una gran mezcla entre cocina china, local e influencia francesa de épocas coloniales. Sinceramente lo que se encuentra en la calle no esta muy bueno y me recordaba de ciertas comidas que comí en China, por su sabor insípido y poco alimenticio. Esa noche para cambiar un poco de sabor fuimos a un restaurante que es un proyecto llamado KOTO Know One, Teach One, en donde gente que ha vivido en la calle tiene la oportunidad de aprender y trabajar en la industria turística y de comidas. Una vez allí pudimos deleitar nuestras papilas gustativas con una de las mejores comidas que he experimentado en el sur este asiático, no cabe duda que el proyecto ha dado buen resultado por la alta calidad de la comida y del servicio, permitiendole obtener recientemente un estado de auto-suficiencia.

Al siguiente día y ya con poco tiempo para permanecer en Vietnam, nos metimos en un tour todo organizado a la tal vez más famosa atracción de este país, la bahía de Halong. Decidimos ir por tour donde le cucharean todo a uno porque ya estábamos hartos de lidiar con esta gente y por unos días decidimos olvidarnos de tener que preocuparnos por buscar donde comer o que hacer o negociar el precio. Entre las actividades que estaban incluidas en el plan estaba el hacer kayaking en este mar de picos de lima que dejan admirar un paisaje super hermoso, muy parecido al que vi en Yangshou en China pero con la diferencia de que en vez de campos de arroz había mar. Otra actividad fue ir a visitar una cueva enorme llena de luces que dejaban ver la magnitud astronómica de este lugar además de permitir que la imaginación vuele (por lo menos la de los guías) al tratar de mostrarnos figuras formadas por las rocas y estalagmitas. Una de las noches la pasamos en el bote, y para matar el rato tratamos de pescar calamares infructuosamente y para celebrar nuestra derrota fuimos a darle un toque al alma al tratar de cantar un par de canciones en karaoke. Obviamente mi voz de tarro salió a relucir y lo peor de todo hay prueba filmográfica de este acontecimiento pero para evitar dolores de cabeza en los posibles lectores de este blog no publicare este video.

Al siguiente día fuimos con el bote a una isla donde montamos un rato en bici y luego caminamos un poco, todo al estilo tour de paquete: 20 minutos bicicleta, listo, llevar a los turistas a la tienda de regalos, listo, caminata en la jungla por 10 minutos, listo, ir al restaurante con comida medio aceptable y con precios de bebidas exorbitantes, listo, llevar a los turistas a su hotel para que tengan la tarde libre, listo. Esa noche nos quedamos en la isla de Cat Ba en donde caminamos un poco y tuvimos un mini torneo de fútbol de mesa. En medio del paseo fuimos testigos de la sed del dinero que poseen algunos vietnamitas, al caminar por una casa escuchamos un gato y cuando nos vieron echándole ojo al gato se armo una conmoción que trajo hasta los vecinos, después de que lograron bajar al gato del tejado y dejar que lo tocáramos empezaron a cobrarnos. Yo no lo creía realmente así que les seguí el juego pretendiendo que no entendía hasta que ellos empezaron a sacar billetes y mostrarnos cuanto debíamos pagar cada cual con un precio codicioso distinto, no pude evitar reírme y obviamente no pagamos nada. Me pregunto si esta gente cree que todos los turistas son tan estúpidos o si tal vez una que otra vez la trampa les funciona.

Algo que me llamo la atención de la bahía de Halong es la cantidad de mujeres con sus icónicos sombreros vendiendo mil y un cosas que traen en estos abarrotados mini abarrotados botes que llevan de barco en barco a punta de remo. Aquí les muestro algunas fotos de lo bello que es este lugar:IMG_0699.JPG
IMG_0705.JPG
IMG_0763.JPG
IMG_0782.JPG De regreso en Hanoi no hicimos mucho aparte de navegar la red, enviar correo postal y recibir un masaje cuyo estilo me recordó mucho a los que recibí en China. Todo esta mientras esperábamos por lo que seria una despedida única e inolvidable de Vietnam. Nuestro siguiente destino es Laos y teníamos varias opciones para llegar allí. Una de ellas arriesgar a sobrepasar la visa y cruzar por un borde medio amigable (la multa puede ser de hasta 100 dolares), tomar un avión hasta la capital de Vientiane por 150 dolares, o tomar el infame bus del infierno por 18 dolares. Al final decidimos tomar el bus y comprobar porque ha ganado este nombre. Primero que todo es un trayecto larguísimo, el trayecto dura entre 20 y 28 horas y lastimosamente este no era el bus con camas que a veces se puede conseguir sino de solo sillas. Luego de dos horas de paciente espera nos recogieron en un mini bus y de allí nos llevaron a 14 personas a otro bus en una calle oscura y en la mitad de la nada. Desde ahí me empezó a dar sospecha. Al cabo de dos minutos de subirnos al bus empezaron los problemas cuando el ayudante del conductor comenzó a gritarnos y obligarnos a ser amontonados en la parte trasera del bus. Como buenas ovejitas le hicimos caso a este mocoso, menos Tanya, el ayudante al ver que ella no se movía decidió empujarla haciendo que ella lo empujara de vuelta y que yo me lanzara a gritarle. Luego de vernos llenos de ira y de muchos insultos y gritos este personaje bajo la guardia un poco y nos amenazó con bajarnos del bus si no nos movíamos a la parte de atrás ,ya estando en la mitad de la nada y apenas en la primera hora del camino en la oscuridad las opciones se veían muy nubladas. Al final todos decidimos quedarnos allí pero yo por lo menos pase una noche muy larga, por la incomodidad del bus (terminé durmiendo en el suelo) y por el estrés que este personaje me conmociono. Hubo otra ocasión en donde tuve que gritarle e insultarlo (respuesta a sus insultos en su idioma yo le respondo en el mio) porque quería seguir camino cuando Tanya aún estaba en el baño en una estación de gasolina.

En el borde fronterizo hubo un poco de corrupción fastidiosa en donde todos los extranjeros debían de pagar por recibir el sello de salida del país, creando muchos gritos e insultos a los agentes de inmigración que ignoraban las quejas y reclamos demostrando la posición de poder que tenían sobre nosotros en ese momento. En la entrada de Laos fue la misma historia, pero al menos la gente era más amable y había un anuncio oficial en donde todo el mundo debía pagar. Luego de muchas más horas de viaje y cansancio llegamos a la capital de Laos, Vientiane, en donde luego de un rato de búsqueda encontramos un lugar donde dormir y terminamos compartiendo el cuarto con dos chicos que venían en este bus del infierno.

Hasta la vista Vietnam.

Share this post!

Bookmark and Share

1 comments:

goodkail said...

Las fotos aguantan un montón... pero después de leer lo que toca hacer para "vivir" Vietnam, me lo pienso.

Post a Comment

Comentarios y criticas serán bien recibidas