Entrando en la verdadera Rusia

En Vladimir me encontré con Yulia, otra participante de Couch Surfing que me hospedaría dos noches. Yulia me pareció un poco directa de entrada y su forma de ser demuestra mucha independencia y seguridad. Supongo la tiene ya que vive sola desde los 16 años. Creció en Murmansk y habla ruso, inglés y alemán. El día que nos encontramos recibió su diploma de español que según me dijo aprendió sin ir a clases y solo ha pasado 3 semanas en España!!! Hablaba muy bien el español y era agresiva en español también :s

Me mostró un poco la ciudad y luego fuimos a un bar a celebrar su diploma. Un montón de sus amigos llegaron y se puso divertido el asunto porque querían hacerme tomar vodka, sobretodo un chico llamado Aleksi que podia tomarse medio litro de vodka con la comida. Después del bar la fiesta paso a la casa de Yulia. Nos fuimos en el carro de uno de sus amigos, dicho carro era bien especial, le faltaba una silla de adelante y me contaron que en una época solo le habría una puerta, así que todos los pasajeros entraban y salían por la misma puerta haciendo un acto de circo. Fue divertidísimo dentro del carro ya que metimos 6 en un carro de 4 pasajeros y algunos les tocaba cubrirse la cabeza para que la policía no nos parara. Recordé esas épocas en Colombia donde se metían cuantos gatos quepan en un carro, no como en la aburrida Inglaterra donde ni aunque este ardiendo la tierra llevan más pasajeros de los debidos.
Ya en la cada de Yulia sacaron más vodka y a beber al estilo ruso, se toma el trago de vodka, se toman unos sorbos de jugo y luego se come un par de mordiscos a un tomate o pepino.
Me quede asustado de como bailaban estos rusos un montón de música pop americana que en mi vida había escuchado y sus danzas eran bien coreográficas, tenían mucho estilo y se movían bien. Yo como para bailar salí negado participe de vez en cuando pero mejor me hacía a un lado para no dañar la coreografía. Al final terminé la noche hablando francés (el pobre que tengo) con el chico Aleksi sobre política, Rusia y Colombia.

Yulia me había recomendado un lugar muy especial para ella llamado la iglesia de Nerl en las afueras de Vladimir, según ella su lugar favorito en toda Rusia. Cuando llegué a este lugar no entendía porque lo describía así, pero al poco tiempo comprendí, es un lugar muy simple pero a la vez hermoso y pacífico. Un iglesia en la mitad del campo al lado de una especie de río que refleja la sencillez y belleza de este lugar sagrado.

Al siguiente día partí hacia Suzdal, un pueblo que Tanya me había recomendado y que la guía describe como gallinas al lado de la iglesia. (y efectivamente se ven gallinas, vacas y cabras deambulando por todo lado) Es un pueblo bien pequeño en donde hay iglesias por docenas!! en una época había una iglesia por cada 8 habitantes, pero muchas han sido destruidas con el tiempo. Ahora es el lugar perfecto para deambular, entrar a las iglesias a los servicios, admirar la arquitectura típica rusa con muchas casas de madera (sin usar clavos) con marcos de ventana bien detallados y en general bajarle al ritmo de la ciudad grande.


Al siguiente día partí hacia Vladimir de nuevo donde tomaría el primero de varios trenes de larga distancia. Este tren duró 46 horas desde Vladimir hasta Novosibirsk en Siberia occidental. Mis historias en este tren y en Siberia serán tema para otro post.

Share this post!

Bookmark and Share

1 comments:

Anonymous said...

probando los comentarios

Post a Comment

Comentarios y criticas serán bien recibidas