Con amor desde Rusia

Deje Vladimir por la tarde para meterme en un tren por 46 horas, un tren que me llevaría desde Europa hasta Asia. Se preguntaran que hay que hacer en un tren tan largo, pues realmente hay mucho por hacer, como tener conversaciones de una palabra con los rusos con los que comparte cabina, ir hasta el primer vagón del tren, regresarse hasta el último vagón, bajar en las estaciones intermedias y ver que ofrecen los vendedores ambulantes, dormir, leer, escribir y casi se me olvida, mirar por la ventana. El tiempo se pasa rápido y ni siquiera escuche música o leí el libro que traje, esto fue debido a que en uno de mis paseos al último vagón del tren me tope con un par de provadnitzas que me dijeron algo y al no poder responderles me preguntaron en inglés y ahí comenzó lo bueno.

Este par de provadnitzas me invitaron a charlar, tomar té y pasar el rato con ellas. Eran super buena gente y muy chistosas, una de ellas habalaba un poco de inglés, pero la otra muy poco, aún así pase la tarde con ellas riendome y hablando de todo un poco. Eran bien jóvenes y provenian de una ciudad llamada Severobaikal al norte del lago Baikal, estaban trabajando en el tren por el verano y luego comenzaban a estudiar en septiembre. Curiosamente nunca han estado en Moscú ni en muchas partes de Rusia, en un momento me dijeron "we are village girls" y soltaron la carcajada. Bueno, en teoría si han estado en Moscú pero estaban trabajando en el tren así que no salieron de la estación. Ambas tenían rasgos de Buryat que es la gente nativa del asia central y oriental, me contaron que en esa parte de Rusia todos estaban muy mezclandos asi que no habia discriminación entre ellos. Este par de chicas, Alesya y Karina, eran as provadnitzas de un vagón de tercera clase y se la pasaban renegando de los pasajeros, al pasar un buen rato allí entendí porque tantas provadnitzas tienen ese mal genio tan caracteristico y es que los pasajeros dan mucha briega. Me mostraron fotos de sus amigos y familiares en el teléfono y yo les mostré mis fotos, también ponian música duro en su cabina y les apagaban las luces a los pasajeros para que se durmieran :)

Cuando me desperté al siguiente día, recorde que ya el tren había pasado por los montes Urales y yo estaba oficialmente en Asia, aunque no vi los montes porque los pasamos de noche. Luego fuí a saludar a Alesya y Karina pero una estaba durmiendo (la que tenía el turno de noche) y la otra estaba muy liada así que regresé a mi cabina a comer, leer y pasar el tiempo. A eso de las 4 escuché un knock knock en mi cabina y era este par de locas que me raptaron a su vagón y volvimos a seguir riendo, charlando, haciendo bromas y fregar la vida. Cuando lleguamos a su vagon me dijeron, tenemos un regalo para tí y me lo dieron con tanta honestidad y humildad que me sentí algo extraño, era un melón enorme que compraron. El melón y la piña son las dos frutas que no me gustan, pero este melón estaba buenísimo y nos lo comimos con mucho gusto.

El tercer día era donde terminaba mi viaje en tren, llegaba a una ciduad llamada Novosibirsk que según una amiga vale la pena verla para recordar lo feo que puede ser una ciudad soviética. Con esa descripción decidí no quedarme allí esa noche sino partir de inmediato en otro tren nocturno hacía la región del Altai a echarle un ojo a las montañas y al lago Teletskoe. Me despedí de mis nuevas amigas con mucho pesar y prometí mandarles las fotos que nos tomamos juntos. Lastimosamente ninguna tenía email asi que tocara depender del correo normal :S


Luego me encontré con Eva, otra de CS que me dio un mini tour por la ciudad y me ayudo a comprar los tiquetes y otra vez resulte metido en otro tren por 10 horas a dormir. Esto de pasar tantas horas en trenes se vuelve como una competencia de viajeros, cada uno esta ostentando cuanto tiempo se paso en el tren y cuanto vodka se tomó. El record de horas lo tiene un chico suizo con 106 horas en un tren de Moscú a Irkutsk.

Me las arregle para llevar a la aldea de Artibash en la esquina del lago Teletskoe, cuando estaba caminando para buscar casa a lo largo de la orilla un par de muejres me preguntaron algo y luego empezamos a hablar. Era una madre e hija de Novosibirsk que venían por el mismo tiempo que yo al Altai. La hija hablabla inglés ya que vivió en Israel por mucho tiempo y resulte siendo medio adoptado por esta familia. Me quede en su mismo hotel e hicimos varias actividades juntos los días siguientes, montamos a caballo, viajamos en bote por el lago, ibamos al cafe a comer (donde me traducian el menú) veíamos TV en ruso :S. Un día llovió todo el día, entonces decidimos que cocinariamos algo para no mojarnos tanto. Curiosamente cuando salimos de la tienda dejo de llover por completo, pero ni modos ya tocaba cocinar. Hice otro arroz colombiano que quedo regular, le echo la culpa al arroz y al fogón pero este par de mujeres se lo comieron con gusto y repitieron. También pude satisfacer mi curiosidad por épocas soviéticas ya que Rina, la hija, recordaba muchas cosas de esa era.

Regresamos a Novosibirsk pasando un pueblo llamado Bisk donde echamos un vistazo. En Novosibirsk me encontre con Eva otra vez, me prestó su ducha :) y luego llegaron un par de chicas alemanas con las cuales paseamos por la ciudad.

Por la noche fuimos a un bar, donde una de las meseras tenía un membrete que decía рита. Yo lo leí en español y solte una carcajada luego Eva lo leyó en Ruso para evitar confusiones del tipo de bar al que nos había traído (dice Rita). Rina llegó al rato, intercambiamos fotos luego me acompañó a la estación. De allí tomé un tren hacia Irkutsk, mi destino final en Rusia, en el corazón de Siberia a 80 km del lago Baikal.


Cada vez me gusta más Rusia, sobre todo la gente, me estoy enamorando de este lugar a pesar de que sea un poco complicado viajar en el. Mi experiencia con las provadnitzas fue fenomenal, realmente no esperaba tanta hospitalidad y sencillez, luego la familia que me adoptó y que inmediatamente nos sentimos cómodos todos juntos, leyendo, hablando o solo admirando la belleza del lago.

Share this post!

Bookmark and Share

5 comments:

goodkail said...
This comment has been removed by the author.
goodkail said...

Esto esta mejor que leer el diario del viajero. Un saludo... por acá seguimos leyendo cada nueva entrada en el blog.

Karmay said...

рита, jajaja. Efectivamente estamos viendo un poco de Rusia con unos ojos bien particulares, gracias por compartirnos tus experiencias. Un abrazo

Mundo Mosaicos said...

Hola!!!!!!Soy Maria
Como estas??Te echo de menos!!!!
A ver, resulta que una amiga, llamada Sara, de Australia, quie vive a caballo entre Londres y el resot del mundo, por trabajo, va a ir a Rusia en 21sep hasta el 2 de octubre.
Va a una zona, muy linda, "Sajhalin siland" uan ciudad llamada Yuzhno Sakhalinsk (nadie estamos seguros del speling) Le hablamos de ti ayer y nos dijo que la zona a la que va es super interesante. debajo de Siberia, pero no tengo mucha idea sobre como es Rusia, ni donde estas ahora mismo,...
(el sitio donde ella va no esta lejos de
japon,..)
escribela si tienes un rato.
Sara Christopher sara.christopher@bakerhughes.com
un beso enooorrrme, me algra siemproe leer tus blogs.
Lei tambien blogs tuyo de tu antiguo blog, no lo conocia!!!!siento que te conozco mas ahora!!!
Cuidate mucho!!!!!

Anonymous said...

muy mal esto Julian, nos haces adictos a tu blog y luego nos dejas colgados, eh? espero que estes en una etapa de recogimiento espiritual por mongolia y que lo estes pasando tan tan bien que no tengas tiempo para buscar una conexion.
Besos y Abrazos desde Torrebesses y un besito de Lucia.

Post a Comment

Comentarios y criticas serán bien recibidas